Categoría: Negocios

Desde el punto de vista del franquiciador, ¿cuáles son las 5 cuestiones clave que deben incluirse en un contrato de franquicia?

Desde el punto de vista del franquiciador, ¿cuáles son las 5 cuestiones clave que deben incluirse en un contrato de franquicia?

contrato de franquicia

  1. Contrato de franquicia: Claridad sobre la concesión de derechos y lo que se reserva el franquiciador

Si un franquiciador ofrece una franquicia basada en el territorio, sólo debería conceder el territorio mínimo necesario e imponer objetivos de rendimiento, para garantizar que el territorio se explota plenamente y que el franquiciado tiene la capacidad de utilizarlo en su totalidad. 

Es fundamental conocer el territorio objetivo y la capacidad del franquiciado. Los franquiciadores deben resistir la tentación de conceder una exclusividad general y, si es necesario, utilizar los derechos de tanteo. Es más fácil aumentar el territorio después que reducirlo. 

Los franquiciadores de determinados sistemas (especialmente en los sectores de la venta al por menor y el ocio y la hostelería) deberían pensar cada vez más en la exclusividad tanto en términos geográficos como de «canales».

  1. La capacidad de evolución del sistema

Los acuerdos de franquicia son a menudo contratos comerciales a largo plazo que están grabados en piedra el día que se firman. 

El manual de operaciones es un documento vivo que evolucionará con el tiempo a medida que el sistema cambie, por lo que es de vital importancia garantizar que el acuerdo de franquicia y el manual de operaciones funcionen conjuntamente y logren el equilibrio adecuado entre la seguridad jurídica y financiera del franquiciado y la necesidad del franquiciador de innovar e impulsar cambios en el sistema para garantizar que la franquicia siga siendo competitiva. 

Si no se consigue el equilibrio adecuado, el franquiciador puede verse incapaz de desarrollar el sistema o verse obligado a desarrollar un sistema de dos o más niveles en el que la experiencia del consumidor con la marca puede variar de un mercado a otro, o de un franquiciado a otro.

  1. Proteger el know-how

Los pactos restrictivos («RC») son muy comunes en los acuerdos de franquicia. Pretenden proteger el fondo de comercio y las relaciones con los clientes limitando el derecho del licenciatario a explotar un negocio de la competencia tanto durante la vigencia del contrato de franquicia como después de su finalización o expiración. 

Los CR suelen incluir compromisos de no captación, no negociación, confidencialidad y no competencia, y tienen una duración específica y/o un alcance geográfico. Los CR pueden ser vitales para proteger la integridad de la red de una marca.

Las CR deben cumplir con la legislación aplicable en materia de competencia y con los principios del derecho común sobre la restricción del comercio. 

Para que sean aplicables, las CR en los acuerdos de franquicia deben lograr un delicado equilibrio entre la protección de los intereses comerciales legítimos del franquiciador y, al mismo tiempo, no ser excesivamente celosas en su alcance y duración.  Unas CR mal redactadas pueden hacer que toda la cláusula, o posiblemente el acuerdo de franquicia, sea inaplicable. 

Las CR que incumplen la ley de competencia también corren el riesgo de exponer a las partes del acuerdo a una investigación por parte de las autoridades de competencia del Reino Unido o de la UE y a multas por infracción de las normas de competencia.  Un franquiciado que sufra pérdidas como resultado de una CR anticompetitiva también puede tener una reclamación por daños y perjuicios contra el franquiciador.

  1. Gestión del riesgo

Desde una perspectiva financiera, es importante que el acuerdo de franquicia establezca claramente todos los cánones y obligaciones de pago pertinentes. 

Un punto ciego común es quién es responsable de los costes del franquiciador en la prestación de apoyo y asistencia inicial y continua y en la realización de inspecciones y auditorías en el territorio del franquiciado. 

Igualmente, cuando un franquiciador suministra bienes a crédito al franquiciado, o facilita una relación directa entre cada franquiciado y su proveedor designado, es importante que el franquiciador pueda supervisar el riesgo de crédito y tomar medidas, ya que el riesgo de exposición financiera sistémica y de daño a la marca es significativo.

Otras áreas de creciente importancia son las secciones del acuerdo de franquicia relacionadas con las actividades promocionales en línea, el comercio electrónico y la protección de datos. 

Los tres son puntos de contacto clave con los clientes, por lo que es importante que el contrato de franquicia establezca el marco para el funcionamiento de estas interacciones.

  1. Planificación de la salida/inversión para el franquiciador

El franquiciador debe planificar una salida sin problemas, que provoque el menor trastorno posible a la red y que maximice el valor. Es importante que sus acuerdos de franquicia faciliten esto y no actúen como un obstáculo para cualquier inversión potencial o venta del franquiciador. 

Las disposiciones relativas al cambio de control y a la cesión deben permitir al franquiciador deshacerse de su negocio sin tener que solicitar el consentimiento individual de los franquiciados.